El objetivo esencial es mantener su nivel de funcionamiento en el mundo real a través del entrenamiento ( estimulación o rehabilitación cognitiva ) , mediante diversas técnicas, potenciando la autonomía y bienestar del paciente siempre desde el enfoque de la neuropsicología. Así se fortalece y aumenta su autoestima además de la capacidad de socialización, independencia y la calidad de vida, factores esenciales para mantener el bienestar psíquico y emocional.

Las intervenciones pueden ser individuales, grupales o a domicilio.

El soporte familiar cobra un papel esencial, a quienes sugerimos , si fuera el caso, pautas o actividades para que el usuario continúe en el domicilio particular, con la finalidad de que la mejoría sea lo más rápida y beneficiosa posible para el paciente.

Para asegurar el éxito de esta intervención, se interpretarán las necesidades personales del paciente,  estableciendo un plan de actuación, que le ayudará a utilizar las herramientas y estrategias adecuadas para que su terapia funcione al máximo.

A través de  la continuidad de la estimulación o rehabilitación cognitiva en el tiempo se obtendrán mejores resultados.